Mejor es mejor que más, y que menos

Cuando comprar más o menos tecnología no es la solución

Nicolas Solop
Saber lo que un cliente necesita desde el punto de vista tecnológico requiere, la mayoría de las veces, de ciertas habilidades, más que de conocimiento tecnológico .
Según la forma en que abordamos los análisis de proyectos en Wetcom, primero está siempre el problema y después la tecnología.
En muchos casos el abordaje de la venta no se maneja de esta forma y es probable que terminemos con pilas de software comprado que no usamos.
Hasta el momento de la renovación esto no presenta grandes problemas.
Como vimos en otros posts sobre shelfware, en la negociación de los contratos marco de licencia pueden aparecer muchas cosas.
Desde querer sacar productos de la lista de compras hasta querer agregar otros para compensar.
En muchos casos, solamente para encontrar un balance, o mejores beneficios en la compra, no con una necesidad tecnológica real.
En mi opinión, tanto comprar más software que no sea necesario como dejar de renovar productos es siempre un mal negocio.
Al momento de la renovación aparecen ideas como estas.
En ocasiones, llegué a escuchar a un responsable de IT decir que como no usaba el 100% de las funcionalidades de una tecnología, no iba a pagar por el total de las licencias.
Algo así como comprar un auto y querer pagarlo a un 30% del valor porque solo se va a usar los fines de semana.
Ni un extremo ni el otro es bueno.
Entonces, para no caer en la compra de software y en dejar morir otro que ya tenemos comprado, tenemos que pensar siempre en cómo podemos maximizar las inversiones realizadas en el pasado.
Tomando un ejemplo más real, si tenemos comprado VMware NSX, en lugar de comprar balanceadores de carga por fuera de éste, podríamos utilizar los balanceadores que trae NSX.
Lo mismo puede suceder con los firewalls. Para qué comprarlos si ya los tenemos disponibles en las licencias que tenemos compradas.
Lo mismo con routers y así podemos seguir hasta listar todos los servicios del mundo físico que NSX reemplaza.
Volviendo con el ejemplo de más arriba, un cliente podría querer bajar el nivel de licencias simplemente porque no llega a explotar el potencial del producto.
De la misma forma tendría que ir a comprar hardware de red físico.
Aquí es donde el menos y el más son la peor elección.
Menos software y más hardware es como querer volver en el tiempo.
En nuestra práctica de negocios de Cost Optimization, partimos de la base de que los costos no surgen solamente de una compra eficiente.
Junto con una implementación rápida, para acelerar el ROI, explotar al máximo las capacidades de la tecnología adquirida hace que la inversión rinda mucho más.
No se trata de comprar más, de dejar de renovar o de bajar el nivel de las licencias que tenemos.
Se trata de ser eficientes.
Es por esto que mejor es mejor que más, y que menos.
No pienses siempre que el mejor negocio se hace al momento de la compra. Es muy probable que el mejor negocio lo hagas explotando al máximo la tecnología al servicio del negocio.
Si querés saber más sobre nuestra práctica de optimización de costos de IT o de nuestras prácticas de negocio o tecnológicas,  dejanos tu consulta.

Escriba un comentario

Usted debe estar registrado escribir un comentario.